¿ABORRECÍA DAVID A LOS COJOS Y A LOS CIEGOS, TENIENDO ÉL UN CORAZÓN CONFORME AL CORAZÓN DE DIOS? (VI



Entradas destacadas